miércoles, 25 de junio de 2014

¿Por qué Pedro?


    
     Durante las últimas semanas me hacen una pregunta constantemente: ¿Por qué pedro?
Hace ya más de tres años que coincidí con Pedro Sánchez en un acto en el Instituto “Jaime Vera” del PSOE. Recuerdo que al finalizar la ponencia en la que él participaba pensé que el futuro de mi partido debería estar ligado a él. Ahora está en nuestras manos que suceda.
Un curriculum académico notable e internacional, es doctor en economía, y una experiencia  laboral ajena a cargos institucionales son sus avales ante personas como yo que creemos y exigimos la desprofesionalización de la política. Su paso por la política municipal madrileña, le hace conocedor de la importancia que el municipalismo tiene como instrumento indiscutible para mejorar nuestra sociedad.
 
Un proyecto sólido donde una alianza intergeneracional sea capaz de acabar con la desafección latente que impera, un partido unido sin fisuras, consciente de la problemática social y que no viva ajeno a ella, donde la soberanía del partido recaiga en la militancia y no sea patrimonio exclusivo de unos pocos son sólo algunas de las premisas fundamentales que buscaba y que Pedro reúne. Saber transmitir, conectar, empatizar, ser capaz de llegar a la gente, y sobre todo ilusionar son cualidades que pocos políticos tienen y que todo aquel que conoce a Pedro sabe que posee.
 
 Han pasado dos semanas desde que Pedro Sánchez recorrió Asturias al encuentro de cientos de militantes que querían escuchar en persona su proyecto. Al finalizar, Pedro me dio las gracias por haber asistido y  por apoyarle en su carrera hacia la Secretaría general,  lo que él no sabe es que mi apoyo no es un acto altruista, lo hago desde un punto de vista completamente egoísta ya que  tengo la absoluta convicción que es la persona idónea para liderar mi partido, abriendo una nueva etapa no sólo en el PSOE sino también en nuestro país.

 

 

 

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.