miércoles, 27 de abril de 2011

Los vínculos de Álvarez-Cascos con la masonería


Si alguna vez han tenido la oportunidad de escuchar los discursos que Francisco Álvarez-Cascos ha venido realizando desde la creación de su formación política, Foro Asturias, no les sorprenderán las alusiones sistemáticas que realiza a personalidades históricas  ligadas a la masonería como los asturianos Gaspar Melchor de Jovellanos o el Conde de Toreno, así como al político británico Winston Churchill.

 Según el propio Álvarez-Cascos, el símbolo de su partido es un homenaje a la “Sociedad Patriótica de amigos del País de Asturias” impulsada por el también masón Pedro Rodríguez, Conde de Campomanes, en 1781. Éstas sociedades se extendían por todo el territorio de España, estando vinculadas estrechamente a la masonería de ahí su simbología en forma triangular, y teniendo como firme propósito difundir el pensamiento liberal e impulsar el desarrollo económico, tal y como el ex ministro recoge en sus intervenciones.

Quizás, la obsesión de D. Francisco Álvarez-Cascos por la masonería y sus integrantes le venga por vía familiar ya que fue un antepasado suyo, César Álvarez-Cascos, un destacado masón del siglo XIX, quien lideró la Logia Jovellanos en Luarca y quien, precisamente, obtuvo un galardón de la Sociedad económica de amigos del País.
No sería extraño, por tanto, encontrar en las listas de candidatos que Foro Asturias ha presentado para las próximas elecciones locales y autonómicas a algún destacado masón asturiano debida a esa estrecha relación existente entre “hermanos”.

Resultan paradójicas, no obstante, las declaraciones que realizó Álvarez-Cascos sobre Francisco Franco, denominándose admirador del dictador cuando por todos es sabido el odio acérrimo que sentía el Caudillo por la Masonería y la persecución a la que se vieron sometidos los masones durante la dictadura. Ésta es sólo una muestra de la personalidad contradictoria de quien  aspira a presidir el Principado de Asturias en menos de un mes.
Decía Winston Churchill que “la democracia es la necesidad de doblegarse, de cuando en cuando, ante la opinión de los demás”. No hay duda que D. Francisco lo ha tomado al pie de la letra. Sólo de cuando en cuando.

jueves, 14 de abril de 2011

¡Viva la República!



Hoy, querido abuelo, se cumplen 80 años de la proclamación de la Segunda República, tu República, por la que luchaste y por la que toda tu vida estuviste comprometido. Hoy es el 80 aniversario del inicio de un periodo único, donde la libertad y los derechos universales para todos los ciudadanos eran premisas fundamentales, donde se asentaron, en definitiva, las bases de la democracia. Hoy quiero dedicarte a tí mi artículo, qué menos.

Tú fuiste uno de tantos y tantos maestros que llevaron a las aulas las reformas educativas emprendidas por el Gobierno de la República y que, desgraciadamente, tuviste que abandonar al estallar la Guerra Civil, una guerra fraticida, que jamás debió existir y que jamás, aunque algunos quieran, debemos olvidar. En septiembre de 1937, estando destinado en Cantabria como Capitán del ejército republicano fuiste atrapado por tropas italianas que combatían con Franco y sometido a un Consejo de Guerra con resultado de pena de muerte. Te enviaron al Penal del Dueso y cada vez que abrían la puerta de la celda te preguntabas si había llegado tu hora, así estuviste dos largos años hasta que conmutaron la pena de muerte por cadena perpetua, apenas tenias que comer y pasabas las horas enseñando a leer y a escribir a otros presos, tu gran pasión. Malviviste en diferentes cárceles del norte de España, siendo Oviedo tu último destino y donde 10 años después conseguiste la ansiada libertad, pero no fue tu puesta en libertad el fín de tu condena, la Comisión Depuradora Provincial de León te apartó de la docencia y sólo   tras la amnistía de 1977 pudiste ejercer de nuevo el magisterio. Fueron en total 40 años los  que estuviste condenado por el gran delito de defender unos ideales y pensar diferente, tu ejemplo jamás lo olvidaremos porque muchos hemos adquirido el compromiso de defender tu memoria, y la de tantos otros, para siempre.
 Hoy me toca decirlo a mi, pero algún día volveremos a decirlo juntos:

 ¡ VIVA LA REPÚBLICA!


Publicado en http://www.diarioprogresista.es/ el 14 de Abril de 2011.